Comentario de disco UNO (Sangre de Toro)…

 

Ficha Técnica

  • Álbum UNO (2015) / Autoedición
  • Formato: CD y descarga on line en www.portaldisc.com
  • Producido por: Andrés Silva
  • Diseño: Calavera
  • Grabado en La Shola Estudios

Sangre de Toro

  • Felipe Toro: voz, guitarras, coros
  • Johan Pastén: bajo, coros
  • Andrés Silva: batería, percusión, arreglos

Músicos invitados:

  • Juan José Aránguiz     (teclados, guitarra eléctrica, coros)
  • Andrés Jeraldo           (guitarra eléctrica)
  • Matías Alderete         (guitarra acústica)
  • Emanuel Valencia      (trompeta, trombón)
  • José Ignacio Salazar   (cuerdas)
  • Rodrigo Aray              (guitarra acústica, coros)
  • Andrés Zará                (coros)
  • Mistysa                       (coros)
  • Claudio Espíndola       (teclados)

Canciones

  • Ruta alternativa
  • Carnaval
  • Corazón de hierro
  • Sale corriendo
  • Me voy de La Chimba
  • Exodus
  • Cada día seremos más
  • Dime
  • La jaula de oro
  • Digan lo que digan
  • Tu carita
  • Excesivas libaciones
  • Puñal liberador
  • Me salí
  • Para ganar hay que perder

 

UNO es el título del debut discográfico de la agrupación Sangre de Toro (2012), liderada por Felipe Toro, ex vocalista de El Cruce, y secundado por los sesionistas Andrés Silva y Johan Pastén. Es decir, estamos hablando de músicos fogueados tanto en el estudio como en el escenario y en la carretera. Todo lo que es un power trio.

El disco contiene un total de 15 canciones en las que es posible apreciar una amplia gama de influencias sónicas e interpretativas que en ningún momento se contraponen pues se ajustan al patrón del rock de viejo cuño, ese que responde a la base guitarra-bajo-batería, aun cuando el sonido de UNO es apoyado por arreglos e instrumentos varios, entre los que destacan trombones, trompetas, cuerdas y guitarras acústicas. Digamos entonces que el disco debut de esta agrupación es esencialmente un muy buen disco de rock, en tanto es altamente energético, dejando que aparezcan pequeñas pinceladas de David Bowie, Marilyn Manson, Faith No More, Led Zeppelin, Aerosmith, Pearl Jam y hasta el brit-pop de Suede. Incluso en el track “Me voy de La Chimba” está el sentido telúrico que desde la batería patentara hace más de treinta años en el rock local la banda Sol y Medianoche.

UNO es un disco que se agradece pues transita por diferentes sonoridades sin extraviar la lógica del rock. El trabajo vocal de Felipe Toro es destacable en tanto demuestra una evidente madurez desde su etapa en la blusera banda El Cruce, lo que queda de manifiesto cuando en algunas canciones canta y pareciera desgarrarse para no quedar atrás de la banda, y en otras imposta la voz –principalmente en las notas más bajas-, otorgándole matices y nuevos colores, al punto de hacer creer por breves instantes que hay más de un vocalista. Esto sucede principalmente en la notable balada-rock “Sale corriendo” y en el estupendo cover que hacen de la canción compuesta por Manuel Alejandro y popularizada por Raphael el año 1968, “Digan lo que digan”. Ambas canciones no debieran pasar inadvertidas en las parrillas radiales, pues tienen los ingredientes necesarios para funcionar comercialmente y potenciar aún más la presencia de la banda en los medios. Un detalle no menor es que el cover que Sangre de Toro hace de Raphael se emparenta ineludiblemente con la versión que la banda americana Toto hace del clásico “The house of the rising sun”. Casual o premeditadamente, ese hecho –lejos de atentar contra la propuesta de Sangre de Toro- funciona como un parámetro que los ubica en términos de concepción sonora y la forma en cómo ésta fue llevada al estudio de grabación.

Para dejar en claro que no le temen a otros estilos, se atreven también con algo de Bob Marley -“Exodus”- dotando a su disco debut de un eclecticismo que ciertamente juega a su favor. Mérito del baterista Andrés Silva, quien desde su papel de productor musical -en palabras del propio vocalista- es el gran responsable del sonido del disco, pleno de sutilezas y detalles que afortunadamente no se descubren en la primera audición, sugiriendo otras nuevas que permiten adoptar afectivamente el trabajo de la banda, pues resulta evidente que hay mucho cariño y respeto por su propio trabajo (presentar el CD dentro de una carátula pensada para el formato vinilo es una prueba fehaciente de ello). Otras canciones llamadas a destacar –aun siendo UNO un disco muy parejo-  son “Corazón de hierro” –ya rotando en Radio Futuro desde hace un tiempo-, “Cada día seremos más” y la mencionada “Exodus”, un verdadero hit en potencia.

Los textos por su parte resultan ser un complemento interesante para la música y en general intentan dar un mensaje o interpelar al poder de turno (“Cada día seremos más”). También hay un rescate de lo urbano-capitalino con nombres y apellidos (Patronato, Conchalí, la Vega Central y Mapocho en “Me voy de La Chimba”) -algo poco frecuente en el rock local-, una honesta declaración de amante maldito en “Sale corriendo” y por supuesto, experiencias personales puestas al servicio de buenas melodías.

En momentos en que la escena del rock local aparece cuestionada en términos creativos y de presencia en los medios ante la arremetida de otros géneros musicales -particularmente la llamada “nueva cumbia chilena”-, y cuando el concepto de “banda tributo” está absolutamente instalado, vigente y con altos niveles de convocatoria, bien vale la pena reparar en la buena factura del trabajo realizado por agrupaciones como Weichafe, Kuervos del Sur y Sangre de Toro, que a punta de canciones bien construidas y una sólida puesta en escena están demostrando desde hace tiempo que existen público y espacios para el viejo rock, el de toda la vida. Ese que se disfruta con una buena cerveza fría.

ArayaAlfaro

 

Musicólogo UAH

3 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *